Un mes sin alcohol. Conclusiones

Un día, una compañera de trabajo a mi comentario de la rapidez con que pasaban las semanas y los meses contestó: “Bea, eso es por la edad, a más mayores más rápido pasa el tiempo” . Sea o no verdad, ya estamos a 30 de septiembre y el reto de cero alcohol ha finalizado.  ¿Conclusiones? Se puede vivir sin la cervecita, el vinito o el chupito. Yo lo he hecho.

No quiero que éste sea un post en el que te cuente mi experiencia y tú pienses: “ah, pues muy bien, allá ella con no querer beber alcohol”. Tampoco quiero que pienses que te quiero comer el coco para que dejes de beber. Ya somos mayorcitos para saber qué nos apetece hacer. No voy a profundizar buscando artículos científicos y papers, que sería lo suyo, pero sí he investigado un poquito y te cuento algunas de las cosas sorprendentes que me he encontrado en blogs sobre salud, en la página de la OMS y en la de La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria.

A pesar de ser un artículo de 2013 “¿Quién dice que la cerveza es buena para la salud?”, de Juan Revenga es muy revelador. Gracias a este artículo he conocido el Centro de Información Cerveza y Salud  . En la página web de este centro se pueden leer cosas como:

“El consumo moderado de cerveza podría estar incluido dentro de una alimentación saludable

• Es una bebida fermentada, elaborada a partir de ingredientes naturales (agua, cebada y lúpulo), con bajo contenido calórico y numerosos nutrientes. Por este motivo, la FEN incluye en el Mercado Saludable de los Alimentos.
• El consumo moderado de esta bebida no debe superar la ingesta de 30 gramos al día de cerveza (3 cañas o 600 ml), y los 20 gramos al día para las mujeres (dos cañas o 400 ml).”

El autor del artículo telefonea al centro y cuenta lo que la persona que le atiende le dice: “me comentó que el origen y sustento del Centro de Información Cerveza y Salud parte del gremio cervecero, es decir de aquellas empresas que fabrican, envasan, distribuyen y/o venden cerveza y que era normal que por esta razón “sus estudios” solo hablen bien de la cerveza. Ni publican estudios de otras instituciones (hablen bien o mal de la cerveza) ni van a publicar un estudio en el que el consumo de cerveza salga perjudicado. Es decir, un claro ejemplo de lo que se denomina “Cherry picking” o falacia de atención selectiva. Para que nos entendamos, lo que deja en buen lugar al gremio se selecciona y anuncia a bombo y platillo y lo que no, se obvia, silencia u omite.

El artículo acaba con los siguientes párrafos y citas:
Así pues, me gustaría que cada vez que vuelvas a oír un mensaje positivo relativo a la salud sobre el consumo de cualquier bebida alcohólica, incluida la cerveza (y por supuesto el vino) te plantees quién está detrás de esa información, y que recuerdes el posicionamiento de la OMS al respecto:
Aunque se ha demostrado un pequeño efecto protector entre el consumo ligero y moderado de alcohol sobre las enfermedades isquémicas, su consumo ha de considerarse como abrumadoramente tóxico para el sistema cardiovascular
O el de la World Cancer Research Institute/American Institute for Cancer Research
La evidencia científica no muestra un nivel claro de consumo de bebidas alcohólicas por debajo del cual no se producen incrementos en el riesgo de los cánceres que causa. Esto significa que, basándonos tan sólo en lo relativo a las evidencias de cáncer, incluso pequeñas cantidades de bebidas alcohólicas deben ser evitadas”

En la página de la Organización Mundial de la Salud puedes encontrar este artículo de 2018 con el texto que te cito:

El consumo nocivo de alcohol mata a más de 3 millones de personas al año, en su mayoría hombres 

¿Cuál es el consumo de alcohol?
El consumo diario medio de quienes beben alcohol es de 33 g de alcohol puro al día, aproximadamente equivalente a 2 vasos de vino (150 ml cada uno), una botella grande de cerveza (750 ml) o dos vasos de bebidas espirituosas (40 ml cada uno).
Más de una cuarta parte (27%) de los jóvenes de 15-19 años son bebedores. Las mayores tasas de consumo de alcohol entre los jóvenes de 15-19 años corresponden a Europa (44%), las Américas (38%) y el Pacífico Occidental (38%). Las encuestas escolares indican que, en muchos países, el consumo de alcohol comienza antes de los 15 años, con diferencias muy pequeñas entre niños y niñas.
A nivel mundial, el 45% del alcohol total registrado se consume en forma de bebidas espirituosas. La cerveza es la segunda bebida alcohólica en términos de alcohol puro consumido (34%), seguida del vino (12%). Desde 2010, solo se han producido cambios menores en las preferencias de bebidas alcohólicas. Los cambios más importantes tuvieron lugar en Europa, donde el consumo de bebidas espirituosas disminuyó en un 3%, mientras que el de vino y cerveza aumentó.
En contraste, más de la mitad (57%) de la población mundial de más de 15 años (3100 millones de personas) se abstuvo de beber alcohol en los últimos 12 meses.”

En este otro artículo  reciente publicado en la página de la OMS podemos encontrar las siguientes cifras:

“• Cada año se producen 3,3 millones de muertes en el mundo debido al consumo nocivo de alcohol2, lo que representa un 5,9% de todas las defunciones.
• El uso nocivo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos.
• En general, el 5,1% de la carga mundial de morbilidad y lesiones es atribuible al consumo de alcohol, calculado en términos de la esperanza de vida ajustada en función de la discapacidad (EVAD).3
• El consumo de alcohol provoca defunción y discapacidad a una edad relativamente temprana. En el grupo etario de 20 a 39 años, un 25% de las defunciones son atribuibles al consumo de alcohol.
• Existe una relación causal entre el consumo nocivo de alcohol y una serie de trastornos mentales y comportamentales, además de las enfermedades no transmisibles y los traumatismos.
• Recientemente se han determinado relaciones causales entre el consumo nocivo y la incidencia de enfermedades infecciosas tales como la tuberculosis y el VIH/sida.
• Más allá de las consecuencias sanitarias, el consumo nocivo de alcohol provoca pérdidas sociales y económicas importantes, tanto para las personas como para la sociedad en su conjunto.”

En 2014 la OMS publica un informe sobre alcohol y salud. Si tienes curiosidad te dejo el enlace: http://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/112736/9789240692763_eng.pdf;jsessionid=168C7768993815BFC7ED0D0D0A64B3A0?sequence=1. Si te parece espeso puedes leer un resumen que hace Juan Revenga en su blog: https://juanrevenga.com/2014/05/informe-oms-2014-consumo-de-alcohol-y-salud-en-el-mundo/

Después de lo que he leído y te expongo, no es que quiera convencerte de que dejes el alcohol, sino que me acabo de convencer a mí misma de dejarlo definitivamente.

Algo alarmante, al igual que lo que pasa con el Centro de Información Cerveza y Salud pasa con la Pirámide alimenticia que sigue dibujando en 2015 la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

No vamos a hablar de la bollería, los dulces ni alimentos procesados que sería material de otros post. En 2015 sigue apareciendo el consumo moderado de alcohol, ¡¡¡¿qué?!!!

Te dejo este artículo de Gonzalo de Diego Ramos donde nos habla del  plato saludable, alternativa a esta pirámide. https://www.alimente.elconfidencial.com/nutricion/2018-03-16/piramide-alimentaria-nuevos-modelos_1532108/

Al final ha quedado un artículo de los que te comen el coco. No era mi intención pero la conclusión a la que se llega con todo lo que he leído es la que sabía: beber alcohol es rematadamente malo. Si has decidido pasarte a la cerveza sin alcohol te dejo una tabla que encontré en el blog https://www.nomasaditivos.com/2015/02/cerveza-sin-alcohol-pero-con-aditivos/. Es de 2015 pero puede estar vigente

Escrito por mmbits

mmbits

Disfruta con nuestros microrrelatos, fotografías urbanas, colores de la naturaleza, canciones y opiniones de nuestros colaboradores.

You may also like...

3 Responses

  1. Ana dice:

    Es cierto! todos los que recomiendan alcohol en consumo moderado como algo bueno son los fabricantes jajaja yo dejé de beber alcohol definitivamente hace 15 años y me siento maravillosamente bien. Aún teniendo que soportar comentarios y censuras de todo el mundo ya que el acohol es la droga socialmente más aceptada pero sus efectos son de una droga de las llamadas “duras” no tengo dudas.

  2. mmbits dice:

    Gracias Ana por compartir tu experiencia. ¡15 años ya, qué máquina! Yo llevo un mes y un día, je je.

  3. RandyRIB dice:

    Hi!
    There is
    a good
    offering for you.

    http://bit.ly/2EDMvU7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies