Tuppers.

El olor a carne en salsa inundaba toda la casa. Isabel se disponía a repartir su guiso entre los tres tuppers, ya colocados en la encimera. Una vez fríos, acabarían en el congelador. Rito que se repetía cada domingo.

 – ¡Qué rico me sale! – decía mientras mojaba pan en la salsa que cubría el fondo de la olla.

 El jueves, bien temprano, tocaba sacar uno de esos tuppers. Pero a Isabel siempre le embargaba la misma duda.

 – ¿Y si con lo que hay en el tupper luego paso hambre? Bueno, saco dos y si sobra me lo como por la noche. Pero, si me como lo de los dos tuppers ya no tengo para  la noche. Saco los tres, y lo que sobre, me lo como mañana.

Domingo. El olor a carne en salsa inundaba la casa. Tres tuppers, dispuestos en la encimera, esperaban a ser rellenados.

Escrito por mmbits

mmbits

Disfruta con nuestros microrrelatos, fotografías urbanas, colores de la naturaleza, canciones y opiniones de nuestros colaboradores.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies