Tres en uno.

Hoy voy te traigo una entrada de esas fáciles, de esas que se escriben solas. En los dos meses de desconexión, los últimos de 2015, leí artículos que me parecieron interesantes. Me apresuré a guardarlos en Pocket y los he tenido revoloteando por mi cabeza hasta que al fin los comparto. No pongas el grito en el cielo que sólo te voy a hablar de tres de ellos.

Je demande de Risto Mejide es un artículo de los que te sacude el alma.

je demande

“A la vida hay que exigirle mucho. A la vida hay que exigirle bien. Porque no te preocupes que ella ya se ocupará de exigirte a ti cuando menos te lo esperes y por la razón más insospechada. Un día sales de casa y búm. Un día vuelves de un chequeo rutinario y zas. Un día coges el coche y pam. Es siempre más tarde de lo que te crees. Cualquier día te cambian las reglas de este juego al que llamamos vida, y lo hacen sin que nadie te pida permiso y sin avisar. Así que plantéatelo ahora o atente a las consecuencias. Porque puede que jamás exista un espérate, porque puede que para ti no haya previsto un después.
Por eso, yo exijo. Exijo sentir cosas todos los días. Buenas, malas y regulares. Todas y cada una de ellas. Me da igual. Miedo, asco, rabia, ira, sorpresa, alegría y tristeza. Porque un día sin emociones es un día perdido.Y porque ahí donde la emoción manda, es siempre donde ocurren las cosas, es donde yo exijo estar.

Yo no exijo un trabajo, exijo dejar de tener las sensación de trabajar. Porque es entonces cuando te estás dedicando a lo que realmente te gusta. Porque es entonces cuando realmente puedes llegar a ser bueno, o como mínimo, a poderlo disfrutar.

Pero es que yo exijo también conversaciones. Conocer gente que me aporte algo interesante. Dejar de perder el tiempo con historias tóxicas y desgastadas. Exijo una vida sin capullos, sin mediocres, sin gilipollas, que ya tengo bastante conmigo. Y ponerme a sumar. Siempre sumar. Cada vez me queda menos tiempo para desperdiciar. Así que me he vuelto muy exigente con el tiempo que le dedico a cualquier prójimo.
…”
Merece la pena leer el artículo completo.

Otro artículo de una temática completamente distinta es el publicado por Ana Sainz en el blog Papeles en blanco. Cómo corregir un texto antes de publicarlo

CorregirTexto

Encontrarás los siguientes consejos desarrollados :

“1. Pon toda tu atención en ello.
2. Date tiempo para descansar y olvidarte del texto.
3. Corrige sobre el papel.
4. Escribe bien sobre la marcha.
5. Corrige de más a menos.
6. Sustituye palabras repetidas.
7. Usa el corrector ortográfico con moderación.
8. Busca a los ‘sospechosos habituales’.”

En el último punto la autora relaciona ejemplos, entre ellos los que te dejo, de lo que ella llama “sospechosos habituales”. Seguro que algunos te suenan:

  • “No pongas mayúscula donde no las hay. Los nombres de los meses y los días de la semana no llevan mayúscula.
  • Evita palabras demasiado vagas, como “tema”, “cosa” o “bueno”. Si andas escaso de ideas, busca en un diccionario de sinónimos una palabra más precisa.
  • No pongas coma entre el sujeto y el verbo de una frase. Por ejemplo: “La chica de la camiseta roja, se ha olvidado el teléfono en la mesa”.

Vuelvo a un artículo con carga emotiva. A raíz de los atentados en París, Marta de In fashion with you escribe 50 razones para vivir. Es un ejercicio muy interesante que también hace aquí Nuria, de Un arma precisa.

50razones
Cincuenta razones parecen muchas razones pero seguro que si lo piensas hay un sinfín de ellas que nos hacen sonreír y sentir cada día. Te invito a que cojas papel y lápiz y hagas tu lista.
Si tus musas te han abandonado te dejo algunos ejemplos de las listas de estas dos blogueras:
“5. El olor a café.
6. El té rojo con canela y limón que compramos en Sevilla siempre que alguien de mi familia baja al sur.
8. Los viernes en que decidimos cenar fuera.
9. Los programas de cocina de Jamie Oliver.
11. Los capítulos de Friends. Todos y cada uno de ellos.
12. Los capítulos 4 y 5 de la temporada 9 de Big Bang. Sobre todo el 4.
18. Las conversaciones que tienden a Cuarto Milenio después de comer pizza.
29. Los pulsos chinos
38. La listas de Spotify.”

3 – La tortilla de patatas de mi madre.
4 – Las sonrisas cruzadas en el Metro.
5 – Encontrar algo que creías haber perdido.
31 – La música en directo.
32 – The Beatles.
48 – Las duchas calientes.
49 – Maggie despierta.”

Rebusca que seguro que llegas a las 50.
Hoy han trabajado otros por mi. Sólo he comentado tres artículos, no quiero saturarte. Prefiero que leas estos tres, tomes nota de que a la vida hay que exigirle, hagas tu gran lista de razones y todo ello sin faltas de ortografía ni puntuación.

¡A vivir que son dos días!

Escrito por mmbits

mmbits

Disfruta con nuestros microrrelatos, fotografías urbanas, colores de la naturaleza, canciones y opiniones de nuestros colaboradores.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies