Tengo un plan.

 TengoPlanBaner

Hoy día 15 de julio, quiero hablarte de un nuevo proyecto que tengo en mente y que quiero hacer realidad allá por el mes de septiembre.

El proyecto es fruto de una crisis o bloqueo. Creo que tod@s echamos el freno alguna vez y nos planteamos qué está pasando con nuestra vida. ¿Qué ha pasado con mi vida profesional? ¿Dónde está mi trabajo soñado de 3.000 euros al mes? ¿Por qué no perseguí aquel sueño de estudiar periodismo? ¿Qué pasará con mi futuro? ¿Echaré la vista atrás y me lamentaré por no haber vivido como quería?

A raíz de esto lleva semanas rondando por mi cabeza un cambio. Es cierto, no es la primera vez que decido hacer algo al respecto. Empiezas con ganas y energía y luego te vas desinflando. Al final vuelves a conformarte y sigues viviendo. No quiere decir que no seas feliz. Puedes tener una pareja a la que adoras y que te adora. Puedes tener amigos, familia, niños, perros, una casa preciosa y un trabajo. Te puedes permitir irte de vacaciones, darte caprichos. Pero tiendes a mirarte a ti, como persona individual e independiente, y ves que sí, que te planificas, que tienes objetivos, pero no tienes la seguridad de que se vayan a cumplir y además piensas que tampoco sirve de mucho que se cumplan porque no van a significar algo que cambiará tu vida.

Hoy en día está muy de moda gritar a los cuatro vientos que lo ideal para tener una vida plena y feliz es vivir de tu pasión. Es fácil decirlo pero es complicado encontrar lo que realmente te apasiona y, sobre todo, encontrar la manera de rentabilizarlo. Conozco gente que vive de su trabajo y tiene un hobby que es su pasión o una pasión que es su hobby. Evidentemente la mayoría aspiramos a hacer algo que nos gusta, que nos entusiasme y que, además, nos haga ganar dinero.

Pues bien, creo que un alto porcentaje de personas que están viviendo de su pasión son personas con un alto nivel de disciplina. Si quieres conseguir tu sueño tienes que trabajar diariamente para lograrlo.

Disciplina es de lo que he carecido toda mi vida. Últimamente planifico más, es cierto. Cada mañana escribo en la agenda las tareas que quiero hacer durante el día. Las acompaño además de la siguiente frase: “Para irme a la cama satisfecha tengo que haber…” y escribo una tarea de las que me cuesta hacer. Normalmente voy cumpliendo con las tareas. Pero también es cierto que paso las calurosas tardes de verano sentada frente al ordenador y, después de estar 4 horas, pienso que no he aprovechado en absoluto la tarde. Sí, tengo un blog y de vez en cuando paso ratos colgando fotos, artículos, etc. Pero no es suficiente.

Disciplina. Si quieres aprender algo nuevo tienes que dedicarle tiempo y energías. Si quieres, de una vez, aprender inglés, tienes que estar al menos 2 horas al día estudiando. Pep Guardiola, Rafa Nadal y otros muchos son ejemplos de personajes famosos, de personas que han conseguido ser lo que son con mucha disciplina. Pep Guardiola, por ejemplo, logró un nivel de alemán en medio año como si llevase estudiando 3. ¿Cómo? Con constancia, disciplina y, sí, dinero.

Si quieres saber qué es disciplina te recomiendo que leas “De qué hablo cuando hablo de correr” de Haruki Murakami. Murakami además de escritor es maratoniano. Tanto para el deporte como para escribir sigue una rigurosa rutina. De los 7 días de la semana, sólo deja un día libre de rutinas por si surge algún contratiempo. Se levanta temprano, se calza sus zapatillas de deporte y corre. Corre todas y cada una de las mañanas. También nada. Después, dentro de su horario previsto, llega a su lugar de trabajo y escribe. Escribe durante unas horas concretas. Todos y cada uno de sus días siguen un orden.

A raíz de estos conocimientos me embarga otra gran duda. ¿Vivir en una constante disciplina para conseguir tus objetivos merece la pena? Llegan a mis oídos historias tristes de personas que han muerto jóvenes. ¿Vivirían pensando en sus sueños? ¿En aprovechar la vida? ¿Vivirían con disciplina?

Y yo me pregunto, ¿es eso lo que yo quiero? ¿Merece la pena cuando la vida son dos días? Pues me he dado cuenta de que sí, de que merece la pena, porque el resultado de la vida que he llevado hasta ahora, carente de constancia y disciplina me ha llevado a bloqueos y a no conseguir mis objetivos. Independiente, y esto tengo que aclararlo, de ser feliz con mi pareja, tener una casa y un trabajo.

Constancia. Algo que hoy en día es difícil mantener. Somos constantes, sí. Constantemente miramos el Whatsapp, constantemente actualizamos nuestro Facebook, leemos Twitter. Si aplicaramos esa adicción a sentarnos y leer durante una hora al día, o escribir, dibujar, salir a correr, hacer deporte, nuestra vida sería algo diferente. ¿Cuántas veces te has apuntado a un curso de inglés? ¿Cuántas has iniciado una dieta? ¿Cuántas has empezado a entrenar? Seguro que más de una y, al final, siempre vence la desgana, la falta de tiempo, la prioridad de otras obligaciones, la dejadez.

Motivación. La motivación también hace que aprendas con más rapidez. En la entrevista a Mar Villalba de miruta.es nos dijo “Pues el truco creo que está en que realmente te guste lo que haces, básicamente me gusta aprender y siempre que se me ocurre algo ni se me pasa por la cabeza no ser capaz de hacerlo, me pongo a ello“.

Nunca antes me había propuesto cumplir un reto a lo largo del año. En el paso de 2014 al 2015 pensé que no sería mala idea. ¿Cuáles eran mis retos para 2015? Aprobar el B1 y correr una media maratón. Los retos no están para amargarte, para frustrarte. Al contrario, están para motivarte. Si ves que no vas a conseguirlo, transforma el reto. A la hora de entrenar me surgieron obstáculos ajenos a mi voluntad,  evidentemente sé que no voy a poder correr una media maratón. ¿Qué haré? Corre los 8,5 kilómetros de la nocturna. Con el tema del inglés tuve una pequeña crisis que me llevó a preguntar a mi grupo #OrgullosodeserMA si merecía la pena amargarme por no dedicar tiempo al inglés. Muchas compañeras me dijeron que, si no era una necesidad laboral tener el título, me tomara el inglés como un entretenimiento, no como una obligación. Que viera series en inglés, programas, que leyera. Es lo que ahora hago pero necesito algo más. Necesito saber que soy capaz de hacerlo. Para todo esto tengo un plan.

Tengo un plan” nace de todo este lío mental. Nace como un proyecto. ¿Los ingredientes?

  • Motivación.
  • Disciplina.
  • Constancia.
  • Colaboración.

PLANTILLA TRABAJO FREEPIK

Todavía tengo bastantes dudas acerca de lo que finalmente acabará siendo el proyecto. Lo primero, encontrar un dominio adecuado. Barajo la opción de crear una comunidad con BuddyPress. Tendré que aprender a instalar, configurar y usar la herramienta. Quizá la comunidad la formemos 2-3 personas o esté sola. No importa. Tengo un plan nacerá para la motivación, la constancia y la disciplina.

Espero tener todo preparado para lanzarlo en septiembre. Entonces os invitaré a tod@s. Trazaremos nuestra hoja de ruta. Compartiremos experiencias, conocimiento, motivación y conseguiremos la disciplina que ansiamos.

Imágenes de freepick.es

Escrito por mmbits

mmbits

Disfruta con nuestros microrrelatos, fotografías urbanas, colores de la naturaleza, canciones y opiniones de nuestros colaboradores.

You may also like...

4 Responses

  1. Cristina dice:

    Hola Beatriz,
    Me ha encantado el artículo! No sabes lo identificada que me siento contigo, será por lo de multiapasionadas, yo también encuentro difícil el encontrar esa “única cosa” en la que poner todas mis energías y que se convierta en un motor para que me valga la pena todo el esfuerzo que necesita poner algo en marcha en serio. También tengo una web, pero es más un hobby porque todavía no he sabido monetizarla, y también estoy dandole vueltas a darle un cambio este verano.
    Sobre todo me ha gustado cuando dices que esta inquietud no está reñida con estar feliz, con tu pareja y amigos, no tener problemas económicos, etc. Aún así, siento que me gustaría que todas las horas que dedico al ordenador y a aprender cosas por mi cuenta tuvieran un sentido y una dirección más clara.
    ¡Me apunto a tu plan en cuanto lo montes!
    Muchas gracias!
    Cristina

    • mmbits dice:

      Muchas gracias por tu comentario, Cristina. Vamos a conseguir focalizar, que es de algo de lo que no hablo en el artículo pero que es también muy importante. “Tengo un plan” será de tod@s y para tod@s.
      Un abrazo.

  1. julio 31, 2015

    […] este proyecto es en el que pondré toda mi energía durante el mes de agosto. Ya lo tengo bastante avanzado, o eso […]

  2. septiembre 7, 2015

    […] voy publicar dos veces en semana en el blog. Probablemente lunes y miércoles. Mi proyecto “Tengo un plan“ está también un poco estancado, pero mañana mismo le daré un empujón. De vez en cuando […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies