Propósitos de año nuevo.

Deben de ser las tres de la madrugada. Con los ojos cerrados, tumbada en mi cama, pienso en cosas que debería cambiar en mi vida. Los tan manidos propósitos. De repente, me sobresalta una sensación extraña. Todavía en mis pensamientos, miro alrededor y me veo a mi misma formando parte de una cola. A izquierda y a derecha, gente haciendo más colas. Al principio de cada una veo ventanillas con enormes carteles: “dejar de fumar”, “apuntarme al gimnasio”, “aprender inglés”… No pude ver qué decía el cartel de mi cola, pero todos y todas estábamos allí, con nuestra solicitud de propósitos en mano. Quizá sea así como funciona esto. Echas tu solicitud y una comisión de valoración decide si eres apto, o no, para llevar a cabo tus propósitos. Sinceramente, creo que esa comisión me tiene manía.

Felices propósitos 2015.







Escrito por mmbits

mmbits

Disfruta con nuestros microrrelatos, fotografías urbanas, colores de la naturaleza, canciones y opiniones de nuestros colaboradores.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies