¿Por qué me acuerdo de mis zapatillas cuando llega la nocturna?

La respuesta es fácil: soy una deportista penosa. Lo último que te conté sobre mi vida deportiva lo puedes recordar en Reto adaptado, ¡superado!. Aquí te decía que estaba esperando el resultado del holter. Eso fue allá por septiembre de 2015.  La Seguridad Social puede que vaya lenta pero a día de hoy sé que no tengo ninguna patología y que puedo practicar deporte. Eso sí, cuando me doy una paliza, al día siguiente, me siento regular.

En este año hemos estado practicando deporte de manera irregular. Hablo en plural porque tengo la suerte de que a mi compañero de vida también le gusta el deporte. Aunque él corre más, nada más, y se lesiona más.

¿Qué hemos hecho en este tiempo? Nadar, sobre todo, nadar. Con la consabida pereza que da ir a nadar en invierno, con el frío y con no siempre las instalaciones y el agua de la piscina a la temperatura óptima, así como el río Guadiana, hemos estado nadando hasta hace un par de meses. ¿Qué ha pasado en estos dos últimos meses? Nos apuntamos a los cursos de verano de natación y está siendo un machaque diario de lunes a jueves en una piscina de 50 metros. Técnica, metros y agujetas en todos los músculos. El 12 de agosto acaba el curso y ya hay que plantearse qué hacer para no perder la forma. ¿Volver a la piscina cubierta? Negativo. La clausuraron por incumplimiento de contrato. Problemas con la empresa concesionaria y el Ayuntamiento hicieron que pagáramos el pato los usuarios.

A pesar de haber corrido poco, o casi nada, no quiero dejar pasar la oportunidad de volver, por tercer año consecutivo, a correr la nocturna. Soy consciente de que tengo que ponerme las pilas.  El 30 de septiembre está a la vuelta de la esquina y hay que empezar a entrenar. Ayer, después de la última salida hace ya unos meses en la que conseguí correr 4km seguidos, volvimos al asfalto.  Con calma, 1 km corriendo y descanso, otro kilómetro y descanso. Así, 3 kilómetros a mi ritmo, ritmo de patata. Por ahora no me veo capacitada para correr por las mañanas y nadar por las tardes.  Cuando el 12 de agosto acabe el curso de natación será el momento de entrenar la carrera. Septiembre será un mes decisivo en el que habrá que salir a entrenar todos o casi todos los días.

Si algún deportista de los de verdad lee esto supongo que se llevará las manos a la cabeza para criticar a estos corredores de pacotilla que no entrenan en todo el año y que un mes antes de la carrera empiezan a correr como pollos sin cabeza. Pues sí, por el momento soy una corredora de pacotilla pero, que no se confíen y que todas y todos los Josef Ajram del mundo estén atentos en sus próximas carreras porque tarde o temprano, patata-woman les estará pisando los talones.

Te iré informando de los avances.

Si eres de los deportistas de verdad, ¿tienes algún consejo que darme? ¿Eres como yo, te divierte correr pero no tienes constancia? Deja tu comentario, te leo encantada. 

Si yo puedo

Gracias como siempre a Freepik por sus imágenes.

Escrito por Deportes con mmbits

Deportes con mmbits

mmbits cual deportista patata, entrena como y cuando puede. Lucha contra sus dos grandes enemigos, la pereza y las temperaturas extremas.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies