Por qué los niños deben jugar al aire libre.

Hoy tuvimos una muy interesante charla en el colegio de mi hijo de mano de una psicóloga y se tocó un tema que me ha estado haciendo pensar. Cómo estamos institucionalizando la infancia, que los niños cada vez juegan menos en la calle, sobretodo los niños de ciudad. Todos los papás sabemos que jugar es una de las actividades esenciales para el desarrollo de un niño. Sin embargo, últimamente se va perdiendo la buena costumbre de jugar en la calle. Existen varios motivos para esto. Quizás el principal es que los padres cada vez tienen menos tiempo para ello, y los niños pasan cada vez más tiempo con sus obligaciones diarias, de colegio, comedor, más colegio, actividades extraescolares, deberes, y ufff, ya es de noche. Por otro lado, está cómo efectivamente ha cambiado la sociedad y si bien es cierto hace 20 o 30 años las calles estaban con muchísimos niños jugando a las canicas, a la pelota o a la goma, ahora es impensable con la inseguridad que hay y el peligro según vemos lo que ocurre cada día en el mundo.  También se suma la preferencia de muchos niños por los videojuegos, consolas, ordenadores, tablets, etc, cuyo resultado es que cada vez  pasan más tiempo encerrados en sus habitaciones. 

Las familias que viven en casas y pueden contar con su propio jardín, tienen la situación más fácil, porque lo único que tienen que hacer es sacar los juguetes y a disfrutan ellos y los niños del juego al aire libre sin salir a la calle…

Y en cuanto a los beneficios del juego al aire libre, estos son innumerables. Sobre todo, los niños, cuando tienen contacto con la naturaleza se hacen más resistentes a todo tipo de bacterias y polvos, así que no tengas miedo de dejar a tu hijo jugar con arena o en el césped. Por supuesto, bajo tu supervisión. También hace que se acostumbran a varias condiciones atmosféricas, desde el sol, hasta la lluvia y el viento. Además, el contacto con el sol juega un papel muy importante en el proceso de absorción de vitamina D y de calcio, lo que ayuda a fortalecer los huesos. Otra ventaja muy importante es que los juegos al aire libre previenen la obesidad infantil, ya que durante el tiempo pasado en las actividades físicas los niños queman muchas calorías de una manera natural y saludable. Hacen ejercicio, corren, saltan…Mejora su estado de ánimo y los cansa para dormir mejor por la noche.  Un motivo  por el que a mí particularmente me gusta mucho que jueguen y aprovechen cada vez que podemos el aire libre es todo lo que el niño puede aprender tocando la hierba, observando los árboles,  además de las sensaciones tan distintas que le dan los sonidos, olores e incluso la temperatura, incrementa y estimula sus capacidades dándole un mayor conocimiento del mundo. A través de las actividades al aire libre podemos ayudar también a  que el niño piense de forma creativa, además de aumentar su curiosidad y aumenta su imaginación al poderse imaginar situaciones distintas a las de casa o al de otros recintos. Esto se debe a que los espacios cerrados tienen siempre una serie de “normas” y una organización más o menos fija que no existe en la naturaleza.

La regularidad y unas rutinas ayudan a los niños adquirir buenas costumbres y con mucha probabilidad, si pasan mucho tiempo al aire libre, en el futuro también lo harán y serán unas personas muy activas físicamente y, por consiguiente, amantes quizás del deporte y la naturaleza y los animales.   

Así que, mamás y papás, cuiden la salud y el desarrollo de sus hijos y permítanles jugar al aire libre, porque es una de las mejores inversiones en su futuro, una inversión muy barata porque no requiere gastar mucho dinero. 

                                                                                                                                                                                                                                                          AméliePortada Cuaderno de miel y pomelo.

Entrevista a las autoras de este magnifico libro “Cuaderno de Miel y Pomelo” (cerca-de-ti.com)

 

 

Escrito por Amelie

Amelie

Coautora del libro “Cuaderno de miel y pomelo” junto a su hermana y autora de la novela “Cartas olor a lavanda”. También ha colaborado en revistas literarias.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies