No le ponemos ganas.

Hoy he tenido una entrevista para poder hacer un curso. Menos mal que no era una entrevista de trabajo porque me habría ido como el cu… Y es que, como dice el título, no le ponemos ganas. Yo no le he puesto ganas. El curso era la tercera edición de “Escuela de Emprendedores“. El tema del emprendimiento siempre me ha parecido bastante arriesgado. Siempre he tenido jefe o jefa, aunque, si te soy sincera, la mayoría de las veces el trabajo que me gustaba era el de mi jefe, no el mío. 

Empiezo, por tanto, mal, con la actitud incorrecta. No estoy motivada para el curso. Y es una pena porque buena pinta, tiene. Voy a la entrevista por ir, otro error. No me preparo para la entrevista, la madre de todos los errores. 

Mientras esperaba mi turno para la entrevista oí, a través de la puerta, la entrevista a la persona que estaba dentro. Esa persona no tenía ningún proyecto concreto, no había iniciado ninguna actividad, no tenía idea definidas sobre qué llevar a cabo. Lo mismo que me pasaba a mi. Ya en el formulario yo había especificado que mi objetivo era aprender y que, más adelante, con la base de lo aprendido, me plantearía el proyecto. Al final de la entrevista me dijeron que estaban desbordados, que eran muchas las solicitudes para entrar en el curso y sólo había 15 plazas. Que habían entrevistado a mucha gente con proyectos concretos. Blanco y en botella.

¿Qué podía haber hecho para cambiar el resultado de la entrevista? Quizá nada para entrar en el curso, pero sí mucho para sentirme satisfecha con la entrevista. Los pasos podían haber sido los siguientes:

1.- Estar motivada y convencida de que quiero hacer el curso. Que le voy a sacar el máximo provecho posible. Que voy a conocer gente. Los contactos son muy, pero que muy importantes. En definitiva, convencerme a mi misma de que necesito este curso y que voy a hacer lo posible para entrar.

2.- Repasarme el día de antes mi CV por si me preguntaban por un trabajo concreto o algún curso. De hecho, me preguntaron por un Máster en organización de empresas de 2008. Acuérdate tú del programa de un máster que hice hace 7 años. Yo, al menos, no me acordaba. 

3.- De las ideas que tengo en mente, decidirme por alguna. Aunque luego no sea esa la que desarrolle. Seguro que te ronda alguna idea de negocio por la cabeza, sólo tienes que maquillarla un poco para hacerla vendible y, sobre todo, ponerle mucho entusiasmo. Por ejemplo, yo podía haberme decidido por “crear una línea de cosméticos, natural y ecológica, a base frutas de temporada”. La línea se llamará “FrutoCream”. Mi idea es comercializarla por Internet para reducir gastos. Pienso hacer acuerdos con las cooperativas de agricultores para comprar más barato las frutas que no se vendan en los mercados. Es todo inventado y me lo estoy creyendo, así que si la idea es real seguro que sabrás explicarla y hacerla vendible. Yo no lo he hecho. No he concretado. No me lo he creído.

Tengo que admitir que los comerciales nunca me han gustado. Me refiero a las personas que te intentan vender un producto, sin importar si es bueno o es malo. Ell@s buscan cumplir objetivos. Es su trabajo. Hay algo que aprender de los comerciales: la capacidad de presentarte un producto para que parezca lo más de lo más. El producto somos nosotros y nuestro objetivo es vendernos. Cuidado, también hay que ser humilde. Transmite tu entusiasmo, tu energía, tu creencia en ti mismo y en lo que quieres emprender. 

Hoy he aprendido algo y lo pienso aplicar de aquí en adelante. Tienes que motivarte para conseguir lo que quieres. Tienes que decidir si realmente lo quieres. Hoy habría ganado una hora de mi tiempo si me hubiera dado cuenta de que realmente no quería hacer el curso. O habría ganado la oportunidad de hacer el curso si hubiera ido motivada para conseguirlo. Es cierto que de los errores se aprende. Hoy he perdido una batalla, pero no la guerra.

Espero que te haya servido esta reflexión de hoy. Si te ha pasado algo parecido o si tienes técnicas de motivación que quieras compartir, deja un comentario. Me encantará saber qué opinas.

Escrito por mmbits

mmbits

Disfruta con nuestros microrrelatos, fotografías urbanas, colores de la naturaleza, canciones y opiniones de nuestros colaboradores.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies