Luz cálida.

Del salón en el ángulo oscuro, iluminado únicamente por la luz de una tenue bombilla y mirando circunspecto la proyección de su propia sombra en el suelo, Roberto se repetía:

– O no lo estoy haciendo bien, o esto es un gran timo.

De nuevo, cogía la caja y volvía a leer: “Luz cálida”.

– Mañana mismo voy a la ferretería, devuelvo esta porquería de bombilla y vuelvo a mi estufa de toda la vida. Porque esto no caliente nada.

Escrito por mmbits

mmbits

Disfruta con nuestros microrrelatos, fotografías urbanas, colores de la naturaleza, canciones y opiniones de nuestros colaboradores.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies