London and see you soon.

Creo que te lo he comentado en más de una ocasión. De vez en cuando pasa por mi cabeza la idea de la desconexión digital total. Pienso que la vida es más para vivirla que para contarla. Aunque confieso que compartir inquietudes de vez en cuando no está nada mal.

La vida es cíclica. Los trabajos cambian; los amigos están, o están mucho menos; la familia te necesita, o no quiere ni verte. En una de esas etapas en las que no tenía trabajo y estuve conviviendo una semana con un ser querido me di cuenta de que hay muchas maneras diferentes de vivir. Nuestra rutina se basaba en el trabajo matutino (el de ella), comer, descansar un poco, y por la tarde salir a practicar deporte. Unas veces trotábamos por el paseo marítimo, otras veces subíamos a la “montañita” y otras simplemente salíamos a caminar. A la vuelta, una ducha, una buena cena y a dormir como angelitos hasta el día siguiente. Y me acostumbré a esos ritmos y me sentía muy a gusto.

Después, volví a casa; como seguía sin encontrar trabajo creé el blog. Leí todo lo que pude sobre SEO, marketing y eso tan tan complicado que es “abducir” suscriptores. Algo me dejé sin leer porque conseguir no lo he conseguido. Evidentemente, creas un blog para llegar a la gente, para escribir, para gustar. Luego, cuando ves que no es tan fácil te conformas con ser disciplinada y cumplir con tu calendario editorial. Publicas y consultas las visitas. Pero, ¿creas un blog para ganar dinero? ¿vendes algo? No. No gano dinero y no soy profesional.  ¿Merece el esfuerzo? Conozco a blogueras que han dejado su trabajo y se han dedicado profesionalmente a lo que les gusta. Han tenido que transformarse, sí. Lo que empezó con un blog ha tenido que convertirse en un negocio de más o menos éxito. Puedes vender cursos, o creaciones artísticas, pero no puedes vender opiniones; o sí, pero si primero has conseguido tener millones de seguidores.

Es curioso ver cómo hay personajes con un gran número de seguidores porque comparten vídeos de gatos o bromas tontas.

Vino otra etapa. Compaginar trabajo con el blog y la creación de otro proyecto. Proyecto en el que puse todas mis ilusiones y al que le está costando arrancar. El trabajo cada vez necesita más dedicación. Aunque son 5 horas y podría no implicarme tanto, confieso que si de vez en cuando no le dedico algún ratito extra, luego me siento muy insegura realizándolo.

Y aquí me encuentro de nuevo con la gran pregunta ¿Qué hago? y ese pensamiento de desconexión que me ronda: “sería genial llegar a casa del trabajo, comer, descansar, salir a practicar deporte, volver, cenar y a dormir. Sé que si tienes hijos o dos trabajos y un doctorado que hacer quizá me odies en estos momentos o quizá no es tu ideal de cómo pasar la vida, pero a mi pasarla así unos meses no me importaría.

Si te has dado una vuelta por el blog habrás visto que hace mucho que no publico. No es porque ya esté practicando deporte o viviendo al límite. Bueno al límite un poco sí, pero de mis fuerzas. Horas extras en el trabajo, y un trabajo que cada vez exige más, empezar a comer mejor que supone cocinar todos los días y alguna escapada ha hecho que el blog se haya quedado estancado en el 28 de febrero. Además, como dice mi nuevo descubrimiento Jon Valdivia en http://jonvaldivia.com/“Pondré esta web donde le corresponde: justo un escalón por debajo de vivir la vida. La pasión viene primero, y por eso tengo una web en la que destilo y comparto lecciones de vida. No puedo aprender nada nuevo sentado 16 horas delante de esta pantalla (a menos que la lección sea ‘no pases 16 horas delante de la pantalla’ 😉 )”

Mermelada de bits no va a desaparecer. Subiré fotos de escapadas, fotos curiosas. Compartiré contenidos antiguos. No la voy a abandonar, pero no le voy a dedicar más tiempo que a mi misma.

El próximo post que pensaba escribir trataba sobre la organización de fotos. Pero en vez de escribir cómo  organizar mis fotos documentándome en blogs de aquí y de allá, voy a dedicarme, en la medida de lo posible, a ordenar de verdad las mías. Te dejo un par de artículos que me han encantado y que pensaba utilizar como base.

http://hellocreatividad.com/raw-vs-jpg/

http://hellocreatividad.com/como-organizar-y-gestionar-mejor-tus-fotografias/

Te preguntarás el porqué del título de la entrada. La respuesta es que, por ahora, este será el último post y en él te voy a dejar unas fotos de nuestro viaje a Londres. Un viaje que merece mucho la pena. Nosotros pudimos disfrutar de 6 días. Para mí fue un poco frustrante por el idioma. Sinceramente, pensé que iba a entender más y que iba a ser capaz de desenvolverme.

Parques de Londres

Edificios Emblemáticos

See you soon ♣

Escrito por mmbits

mmbits

Disfruta con nuestros microrrelatos, fotografías urbanas, colores de la naturaleza, canciones y opiniones de nuestros colaboradores.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies