Llamada.

– ¿Eres tú, Luis?

 Como las 12 últimas veces, el silencio. Un silencio cada vez más insoportable.  A la próxima llamada Laura estaba decidida a acudir a la policía. Luis, del que no sabía nada desde hacía tres años, debía recibir algún tipo de escarmiento. Pero… ¿y si no era Luis? Los motivos por los que él podía hacer estas desesperantes llamadas estaban claros para Laura. Pero…¿y si era otra persona? ¿Y si alguien del trabajo la vigilaba? 

 – ¿A quién le habré dado yo mi número? – se preguntaba Laura.

 Lo que nunca imaginaría Laura es que al otro lado del teléfono se encontraba Manuel, un octogenario que lo único que pretendía era encender su televisor, con un mando que no era tal y buscar sus canales favoritos sin éxito alguno.

Confusión entre móvil y mando.

Manuel y su móvil-mando.

Escrito por mmbits

mmbits

Disfruta con nuestros microrrelatos, fotografías urbanas, colores de la naturaleza, canciones y opiniones de nuestros colaboradores.

You may also like...

1 Response

  1. Carmen dice:

    Buenísimo, cómo interpretamos nuestra realidad y cómo la realidad es de verdad. Cuando las cosas no son como pensamos sino como SON en realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies