Jardinero.

Sergio y Luis, amigos, vecinos y  compañeros de trabajo, conversaban amigablemente mientras tomaban café.

– ¿Te acuerdas de Juan? Sí, hombre, nuestro jardinero.

Luis no quiso parecer más despistado de lo que ya sabían todos que era y asintió levemente con la cabeza.

– Bueno, pues el otro día hablando con él me dijo que se jubila el año que viene, pero que igual tenía que pedir antes una baja porque dice que tiene despistes que le preocupan.  Parece ser que cuando viene  a nuestra urbanización poda una maceta, justo la que está a la izquierda de tu puerta, y que cuando vuelve a los 4 días la maceta vuelve a estar sin podar. Qué raro, ¿verdad?

Cuando Luis llegó a casa llamó exaltado a su mujer.

– ¡Cariño! ¿te acuerdas de la maceta que cambiamos cada 4 días porque creemos que se la come el perro? Pues resulta que tenemos jardinero y lo estamos volviendo loco.

Jardinero

No se la come el perro.

Escrito por mmbits

mmbits

Disfruta con nuestros microrrelatos, fotografías urbanas, colores de la naturaleza, canciones y opiniones de nuestros colaboradores.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies