Fin de vacaciones.

Ya justo pasaron unos de los días más caóticos del año. La vuelta de las vacaciones familiares, tantos días fuera, varias maletas esta vez, por lo variadas que han sido. Lavadoras de blanco, negro y color se amontonaban (al igual que las ideas), mis hijos sin cole correteando como fieras, descontrolados y sin la disciplina de los horarios, felices como exploradores por la selva, y yo de verlos así. Aun quedan días y hasta casi un par de semanas de tardes y días relajados frente al mar, jugando con las olas en la playa, de risas y de compartir actividades con los niños, máxime viviendo en un paraíso como donde vivimos nosotros. Y aún así ando con la resaca del verano y con esa sensación de que el otoño ya mismo llega.
Hoy aún sensación de caos y de que después de estar estos días de un lado para otro, conociendo lugares que tenía muchas ganas de conocer, visitando otros tan importantes y queridos, visitando amigos queridos, y con una experiencia tan grande y bonita como los últimos 5 días, donde nos hemos traído maravillosas vivencias, sentimientos y una muy distinta experiencia de vacaciones familiares con hadas y duendes, y el río con sus cascadas….. y llegar a casa y darte cuenta de que todo lo que tengo a mi alrededor no es necesario ¡qué cantidad de cosas! Todo es agradecer, nuestras comodidades, porque nos encanta ver series y pelis en nuestra enorme tele, qué bien se está con internet, y con todo lo que nos rodea, pero qué bonito ha sido ver cómo podemos disfrutar grandes y pequeños sin todo esto que nos rodea, compartiendo cariño y las estrellas de la noche con otros como nosotros.

Así que me he tomado esta semana de orden mental y organización planificando ya la vuelta al cole, la vuelta al trabajo de verdad, los proyectos e ideas que tengo en mente, y las rutinas que dejé en standby estas últimas semanas. Sé que muchos de vosotros estáis en mi misma situación… Nuevas ideas y proyectos………Soñar. El mundo está lleno de soñadores y yo soy una ellas. Sueño poco dormida pero despierta no os podéis ni imaginar… Pensando sobre esto esta mañana comenté en mi grupo de grandes y buenas amigas y les pregunté cuales eran los suyos y…“Sintiendo paz y calma interior todo lo que viva será un sueño hecho realidad porque me sentiré feliz” me dijo una. “No espero nada, no tengo ningún sueño, así que me sorprendo de lo que venga” me dijo otra.
“Y tú, Carmen?”
Yo quizás quedarme como estoy. Tenemos proyectos, ideas, ilusiones, viajes que hacer, idiomas que perfeccionar, superaciones deportivas, pero sueños como tal quizás seguir con esta misma energía y que esta actitud mía curiosa, con ganas de tanto no se apague ni aminore con los años. Ganas, ilusión, para planificar, para compartir con mi marido y mis hijos. Porque por las exigencias de la vida, del trabajo de papi y mami está de moda el tiempo de calidad con ellos en lugar de tiempo en cantidad. Pero no, todos sabemos lo importante que es para nuestros hijos nuestro tiempo, en cantidad para ellos. Cuántos niños, cuántas niñas piden más tiempo de sus papis como regalo. Hablar de sueños, nuestros, es hablar de los sueños de nuestros hijos, tener la tranquilidad, la certeza, la paz, de saber que los sueños de nuestros hijos hoy por hoy también los cumplimos, sus expectativas, sus ilusiones, porque crecen tan rápido…..nunca más tendrán estos 3 y 6 años, 4, 8,10….. Y más importante que muchas cosas, que ese ascenso laboral (que por supuesto que es importante), esas más horas que trabajar para tener X que comprar para nosotros o para ellos es el amor, el tiempo que les regalamos, sus sueños e ilusiones cumplidos. Yo me considero una persona de actuar, de cumplir, de caminar en la línea y en la dirección que elijo, dando pasito a pasito para llegar a la plenitud de una paz y una calma personal mía y para los míos. Y por eso quizás mi sueño principal sería quedarme como estoy, porque he ido cumpliendo cada propuesta, sin quedarme en la intención y luego no cumplirla. Me ha encantado introducirlos en el yoga, el taller de cometas, las gigantes pompas de jabón………
Todos los seres humanos tenemos sueños, aunque muchas veces la pereza, las inseguridades, el tiempo, los miedos…nos impiden poder realizarlos. La idea es sencilla cada persona comparte sus sueños y es ayudado por otros para cumplir sus metas. Además ellos te lo agradecerán con sus karmas.

Fin de vacaciones. Campamento

Fin vacaciones. Tienda

Te dejo este vídeo que me ha parecido muy interesante: https://www.youtube.com/watch?v=t53jnhSMUIg

Venga, llega septiembre, qué propuestas o proyectos tienes?

Escrito por Amelie

Amelie

Coautora del libro “Cuaderno de miel y pomelo” junto a su hermana y autora de la novela “Cartas olor a lavanda”. También ha colaborado en revistas literarias.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: