El tiempo con nuestros hijos.

Ayer noche me llegó via whatsapp un video de “La Otra Carta” donde los niños  escriben una carta a los Reyes Magos pidiendoles juguetes y otra a sus padres pidiéndoles tiempo para compartir con ellos. Video bastante emotivo. Vivimos en un mundo lleno de prisas, en que hay que trabajar mucho para poder ganar dinero para subrevivir y  llegar a unos mínimos en unos casos, por aspiración personal, profesional en otros, y para poder darles de todo a nuestros hijos. Pero en ocasiones los padres se olvidan que lo más valioso que se puede ofrecer a los hijos es el propio tiempo. El tiempo para jugar, para leer, para escucharlos, abrazarlos, reir y estar ahí cuando lloran. Para educarlos, para corregirlos. El tiempo diario que el niño necesita pasar con sus padres cuando es pequeño, uno dos o tres años, y el tiempo que el niño quiere pasar con sus padres. Por que tienen derecho a satisfacer esa necesidad de ese tiempo que quieren pasar con nosotros los padres, y no cubrirlo con actividades extraescolares que no quieren quizás ni con juguetes.

¿Cuánto tiempo al día cada día de la semana pasamos los padres con nuestros hijos? y ¿cuánto dedicado exclusivamente a ellos?

La infancia pasa volando, y entre ausencias, trabajo, y obligaciones llega a veces un momento  en que no se conoce de verdad al propio hijo o el hijo no conoce realmente a sus padres. Y se crea un agujero de ausencia de confianza.  Creo que si nosotros, los padres, tuviéramos más consciencia de ello, aprovecharíamos más el tiempo que tenemos para estar con nuestros hijos. Mi opinión es que aparte del tiempo en que los padres dedicamos al trabajo, al día le quedan aún horas. Todo depende de la organización de las tareas en el hogar. Conciliar trabajo e hijos no es fácil, nada fácil, pero creo que cuando uno está en casa y tiene hijos, deben ser ellos su prioridad. Sino me pregunto para qué uno tiene hijos.

Para poder ser una persona adulta sana y  segura y feliz debe haber sido un niño querido y respetado y valorado, sobretodo desde el punto de vista en que un niño siente esto, que es diferente a como lo entendemos los mayores.  Quizás para el niño es muy importante que estemos a su lado aún sin hablar viendo sus dibus favoritos, prestandole atención, mientras que para el adulto sentimos que para ello el niño no nos necesita.

 Hablando con una amiga psicóloga sobre ello, le he preguntado, cómo puedo explicar porqué es tan necesario y beneficioso.

Porque mejora la comunicación familiar por supuesto. Hace crecer los lazos y la confianza entre los padres y esos hijos.

Crece el cariño entre ambos. Evita que el dia a día sea un poco entre “desconocidos” o por que sí. Divertirse juntos y hacer junto a ellos actividades que les gusten les da seguridad y se sienten importantes. Se sienten importantes y queridos si sus padres atienden sus peticiones. Y aumentan la confianza sabiendo que sus padres están ahí.

 Los padres debemos preocuparnos de su vestido, su alimento, su evolución en el colegio, pero  no debemos olvidarnos que todos los niños  son más sencillos que los adultos, que su percepción es más simple que la del adulto, que para él cuenta más un poco del tiempo de sus padres que todos los regalos del  mundo,  por ello les repito, demos a nuestros hijos ese espacio que sólo ellos saben valorar como es nuestro tiempo con ellos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                  Amélie

Entrevista a las autoras de este magnifico libro “Cuaderno de Miel y Pomelo” (cerca-de-ti.com) 

Escrito por Amelie

Amelie

Coautora del libro “Cuaderno de miel y pomelo” junto a su hermana y autora de la novela “Cartas olor a lavanda”. También ha colaborado en revistas literarias.

You may also like...

3 Responses

  1. maria dice:

    Deberiamos tomar nota. Y no por navidad y no porque creamos que podemos pasar con ellos 3 tardes y luego volver a nuestras obligaciones y estar dias y semanas sin volver a dedicarles ese tiempo diario. Hay que sacar al menos media hora o una hora esclusiva para ellos. CADA DIA. Y padre y madre. Que parece que solo es obligacion de la madre

  2. Sandra Degayon dice:

    Doy fe de ello………..en mi experiencoa personal, yo fui una niña criada por sus abuelos, ya que mi madre era madre soltera y con más razón aún, debía trabajar para mantenerme.Viviamos con mis abuelos y ti@s mientras estaban solter@s y creedme que crecí rodeada de cariño , pero con una ausencia tremenda, la de mi madre y es curioso como aún estando atendida con tanto cariño alrededor, siempre queda un vacio interior que sólo parece llenar los padres, en mi caso hubiera sido solo mi madre, pues la imagen de un padre no la echaba de menos pues nunca estubo presente……..mi madre trabajaba muy a menudo a jornada completa y ademas los sábados ,pero las tardes que no trabajaba o domingos, tampoco tengo recuerdos con ella, quizás ella al verme super atendida entendía que no echaria nada en falta y en realidad yo era muy feliz, lo peor vino despues, al casarse yo tenia 11 años y al irnos de casa de mis abuelos si que empecé a sentir esa soledad pues ella seguia trabajando y yo desde que me levantaba, yo estaba sola desde antes de ir al colegio e incluso a la tarde al salir y llegar a casa hasta que ellos llegaban sobre las 20:30……….y en aquel entonces, los padres trabajadores no tenían tanto en cuenta si no al menos el tiempo dedicado a l@s hijos, sí al menos la calidad de ese tiempo aunque fuera escaso.Por ello veo estupendo que se tenga hoy en dia muy en cuenta este tema………no es cuestion de elegir, como he hecho yo, dedicarme en cuerpo y alma a la crianza de mis hijos, seguramente por mi experiencia vivida, pero sí al menos, tener en cuenta la calidad de los momentos compartidos con nuestros hij@s………ellos necesitan cariño sí y aunque tengan el de otros miembros de la familia, el de sus padres es especial y muy necesario para un correcto desarrollo emocional.

  3. Luisa dice:

    A mi me gustaria tener mas paciencia y poder organizarme y tener las tareas del hogar listas para jugar o leer. Me dan pena los niños como pasan el dia a dia mezclados con sus obligaciones y las nuestras y nuestras prisas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies