Educación emocional.

Ayer tuvimos una charla en el colegio de mi hijo de una psicóloga infantil, Eva Luque, con la que quedamos bastante satisfechos, por la calidad humana de la persona y por su contenido. Está bastante extendido en nuestra actual forma de educar la valoración de las emociones. Pero ¿qué es educar en emociones? Voy a intentar hacer un pequeño resumen de su charla. Tendríamos que diferenciar entre emociones, que nos salen de forma espontanea y las tenemos desde que nacemos frente a sentimientos, que son el resultado de la emoción. Hay autores que clasifican en 4 puntos

1) Conocer las propias emociones. Tener conciencia de lo que sentimos. La conciencia de uno mismo (el reconocer un sentimiento mientras ocurre) es la clave de la inteligencia emocional. Una mayor certidumbre con respecto a nuestras emociones es una buena guía para las elecciones vitales. Es interesante incorporar en nuestro vocabulario diario con nuestros hijos preguntas como, como estás? que contento te veo! es así? por qué? ? te veo triste, puede ser? puedo hacer algo para ayudarte? Hay que enseñar al niño a que tenga recursos para expresar como se siente, feliz, contento, triste, enfadado, y que sea capaz de pedir ayuda cuando se siente mal.

2) Manejar las emociones. Se basa en la capacidad anterior. Las personas que saben serenarse y librarse de la ansiedad, irritación o melancolías excesivas se recuperan con mayor rapidez de los reveses de la vida.

3) Autorregulación. Las personas que saben controlar la impulsividad y esperan para obtener su recompensa cumplen con sus objetivos y están conformes con sus logros. Dependiendo de la edad del niño podemos enseñarle varias técnicas basadas en juegos para que sea capaz de detectar su enfado cuando  le quitaron por ej. su pelota y para ser capaz de stop! para ese enfado y que no vaya incrementando hasta darle el impulso de pegar al niño que le quitó la pelota por ej. según el caso que nos pusieron dos madres asistentes en el rato del debate y preguntas.  Si tiene 3, 4 o 5 añitos podemos enseñarle la semejanza con una tortuguita(los niños se reflejan más en los animalitos ) que cuando siente malestar en su barriga porque se está enfadando mucho, se mete en su conchita hasta que se tranquiliza o si son más mayores que tengan el recuerdo de un semáforo. Ese niño no me deja jugar, me estoy enfurenciendo, Rojo, stop! me paro hasta relajarme un poco.

4) Empatía. La capacidad para reconocer las emociones de los demás, saber qué quieren y qué necesitan es la habilidad fundamental para establecer relaciones sociales y vínculos personales.

Y hay algunos autores que introducen un 5º punto. Las habilidades sociales de cada uno.

5) Manejar las relaciones. Esto significa saber actuar de acuerdo con las emociones de los demás: determinan la capacidad de liderazgo y popularidad.

Hay que tener en cuenta también que debemos ser capaces de educar a nuestros hijos enseñándoles a que tengan tolerancia a la frustración. Es importante que sean capaces a tolerar bien un NO, a la hora de que siempre no serán encargados de clase, porque hay niños que lo hacen tan bien como él, o no siempre tendrán la máxima nota porque no son perfectos. Ojo con la autoestima, detrás de un niño con una exigencia alta hacia si mismo en los resultados escolares, con una pretensión de ser centro de atención en juegos, etc pueden esconder trastornos generalmente afectivos, como así en el rato del debate una madre expuso el caso de su hija de 9 años (que hacía mucho énfasis en sus notas, y que era en clase mejor que sus compañeros)  frente a la hermanita de 3, que ya desde los 2, está última cogía fuertes berrinches cuando se enfadaba pero ella misma sabía autorregularse y relajarse.

Claves para ayudar a nuestros hijos a desarrollar su INTELIGENCIA EMOCIONAL:

– Tú, como padre o madre, eres  su PRINCIPAL MODELO de cómo se comporta una persona con inteligencia emocional.

Analiza, pues,… ¿Cómo es tu nivel de Inteligencia Emocional?

– Da importancia a LA EDUCACIÓN DE LAS EMOCIONES en el seno de tu familia.

– Y, sobre todo, anímale a desarrollar las CINCO COMPETENCIAS BÁSICAS de la Inteligencia Emocional:

 1- Ayúdale a  DARSE MÁS CUENTA de lo que siente,  y a aceptar y validar sus emociones. No les restemos importancia con frases como “No llores más”, o “venga,  no pasa nada” Ayúdale a  “poner nombre” a lo que siente: “¿quieres decir que te sientes…?”Promueve que sea más reflexivo sobre las cosas que hace  y que siente y sus consecuencias.

 2- Favorece que aprenda a CONTROLAR  aquellas emociones que  le hacen sentirse  mal o que hacen sentirse mal a otros y  que no le ayudan a conseguir sus propósitos. Pero no le des tú las soluciones. Ensénale a que tenga varias alternativas, pero que sean iniciativa suya. Crea climas de confianza y  hazte cómplice de  sus  gustos, deseos,… Preséntate como modelo : habla de lo que sientes delante de él sin necesidad de que te lo pregunten

3- Ayúdale a  fijar sus  propias metas  y a ser constante. Proponle que “cuando esté muy irritado/a” ponga a enfriar su enfado (cuenta hasta 10, salga a dar un paseo,…).

4- Anímale a interesarse por los demás. EMPATIA. Preséntate también como MODELO  de AUTOESTIMA POSITIVA: Valórate  delante de ellos, es muy sano, y hazte respetar.  Animarle a interesarse por  los estados de ánimo de los demás.

5- Interésate en que desarrolle sus HABILIDADES SOCIALES para relacionarse mejor con otras personas y  poder resolver por sí mismo sus problemas. Hazle  ver LAS COSAS BUENAS DE LA VIDA: las que cosas que tiene, que hace, lo que hacen los demás por él, la belleza, la bondad, la gratitud… Anímale  a desarrollar una ACTITUD OPTIMISTA y POSITIVA  frente a la vida: a esperar lo mejor, a  no desanimarse pronto, a mostrarse activo. No hay nada bueno en tener en la vida una actitud negativa y pesimista.

Pero recordar: Esto debe ser un aprendizaje global de cada una de las familias, porque debemos hacer un cambio educacional global.

Gracias Eva!

Feliz martes!!

 Amélie.

Entrevista a las autoras de este magnifico libro “Cuaderno de Miel y Pomelo” (cerca-de-ti.com)

Escrito por Amelie

Amelie

Coautora del libro “Cuaderno de miel y pomelo” junto a su hermana y autora de la novela “Cartas olor a lavanda”. También ha colaborado en revistas literarias.

You may also like...

2 Responses

  1. Sandra Degayon dice:

    Que buena exposicion !!!…..me alegra que en este momento en la sociedad, se le empiece a dar cabida y gran inportancia a las emociones y a los sentimientos .
    Un saludo.

  2. luisa dice:

    Con las emociones podriamos cambiar el mundo cambiando desde la raiz. Los niños son el futuro. Y que tengan una buena base de empatia de conocer y saber gestionar sus fondos de sentimientos son importantes a mi parecer. Muy buen articulo. Muy bien explicado y detallado. Manos a la obra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies