Despedida con vistas.

– Abuela, el médico ha dicho que estás muy enferma y muy débil. Quizá no puedas levantarte ya de la cama.

– No te preocupes, hija. Tengo 89 años y ya he vivido todo lo que tenía que vivir. Pero si esta habitación va a ser el último sitio donde voy a estar, me gustaría hacer unos cambios.

– Claro, abuela, lo que tú digas.

– Vamos a cambiar la cama de sitio para que pueda ver por la ventana y saber si es de día o de noche. Quiero que me traigas plantas y las pongas donde les dé la luz. El canario del patio, quiero oírlo por las mañanas, así que pondremos un clavo en aquella pared para poder colgar la jaula. Siempre me han gustado las camas con dosel, coge dinero de mis ahorros y compra la más bonita que veas. Airearemos la habitación todos los días para que no huela a enfermedad y si es necesario pondremos barritas de incienso de lavanda, que son las que mis preferidas. Cuando me cambies las sábanas pon las bordadas, las buenas. Tráete la radio grande del salón y la ponemos aquí, oiré música de vez en cuando. Que una cosa es morirse y otra cosa es no vivir.

La habitación de la abuela.

La habitación de la abuela.

Escrito por mmbits

mmbits

Disfruta con nuestros microrrelatos, fotografías urbanas, colores de la naturaleza, canciones y opiniones de nuestros colaboradores.

You may also like...

1 Response

  1. Mamen dice:

    Barritas de lavanda y las sábanas bordadas. ….me encanta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies