De las expectativas. Parte II.

En el post anterior os hablaba de las expectativas y en relación a ellas, esta semana pensaba también lo que puede implicar a nivel profesional.

Si te planteas un reto profesional y como única consecuencia, el éxito, probablemente conlleve frustración y sensación de fracaso; es por ello que en este sentido abogo por mantener cierta visión realista en cuanto a las expectativas se refiere.

La versión saludable de esta postura requiere un esfuerzo extra en descubrir cuáles son las habilidades, destrezas y capacidades que se tiene para emprender en cualquier sentido. Con ello obtenemos la cara B de la propuesta, que aunque parezca menos amable y nos guste menos, no implicará unas expectativas ideales que nos conducen irremediablemente al camino de lo que no hemos conseguido.

Es por ello que no comparto la idea de tener siempre e ineludiblemente altas o grandes expectativas hacia cualquier proyecto, desde el laboral, hasta el emocional….pasando por cualquier acontecimiento de la vida por somero que nos parezca; como os decía puede implicar tristeza y desilusión continúa.

La doctora en psicología social “Sonja Lyubormirsky” en su libro La ciencia de la felicidad; describe 12 acciones para sentirnos más satisfechos en nuestras relaciones, influyendo de forma clara y para bien, en nuestra autoexigencia y expectativas.

La práctica consciente de estos ejercicios puede ayudar a liberar la necesidad permanente y excesiva de espera (espera propia y de los demás).

Lo comparto con vosotros por si pudiera resultaros interesante:

1-      Expresar gratitud por ser como somos y por lo que nos rodea.

2-      Cultivar el optimismo.

3-      Evitar rumiar (dar vueltas) a un asunto de forma estéril. Evitar compararnos con otros.

4-      Ser amable y disfrutar de la amabilidad.

5-      Desarrollar serenidad, resistencia y resiliencia.

6-      Aprender a perdonar.

7-      Fluir con las circunstancias.

8-      Cuidar a nuestros seres queridos y relaciones sociales, mediante el diálogo, el afecto y la admiración.

9-      Estar abierto a disfrutar.

10-    Comprometerse con lo que le importa.

11-    Promover el espacio íntimo y personal.

12-    Mimar el cuerpo y también el alma potenciando las emociones positivas.

 

Desde luego cumplir con este decálogo no es fácil, de hecho me atrevo a añadir, que no se practique la autoexigencia con la satisfacción de esas premisas, ya que entonces nos encontraríamos de nuevo en el principio del texto. Frustrados y tristes.

En cualquier caso, si me permiten mi recomendación es la siguiente: cuídate y permítete equivocarte, salvo el amor, no existe condición más humana.

¡Quiérete! Es el mejor de los secretos para que una expectativa no pueda contigo.

Roxa de M.

saberquerer.me

Escrito por SaberQuererMe

SaberQuererMe

Coach Personal y Experta en Género por la Universidad de Sevilla.
Especialista en dirigir procesos de Coaching de Parejas (Heterosexuales y Homosexuales).
Me dedico a guiar parejas cuyo propósito sea resolver un conflicto o aclarar una situación delicada.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies