Cita a ciegas I.

– Repítemelo otra vez, porque no lo entiendo. ¿Me estás diciendo, que ayer tuviste una cita a ciegas, y que no fuiste vestido como decías que ibas a ir?

– ¡Exacto! ¿No te parece una gran jugada? Ciertamente al final no lo fue tanto. Yo tenía que ir con una sudadera azul y unos vaqueros azules, pero fui con una camisa blanca. ¿Por qué? Muy fácil,  para que ella  no me pudiera reconocer, y en el caso de que fuera un cardo, yo saldría por patas.

– No me parece nada elegante, la verdad.

– Da igual, al final no se presentó. Eso sí, había en una mesa una chavala espectacular, con un vestido de vértigo de un color así, naranja, como tu chaqueta y no bermellón como dijo que iría.

– Chaval, ¡mi chaqueta es bermellón! ¡Te lo tienes merecido!

Cita a ciegas I

¿Bermellón?

Escrito por mmbits

mmbits

Disfruta con nuestros microrrelatos, fotografías urbanas, colores de la naturaleza, canciones y opiniones de nuestros colaboradores.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies